Hortalizas tratadas con ultravioleta

 Radiación UV, Sanitizacion de Hortalizas

Investigadores lograron reducir hasta en un 50% el deterioro  de algunos productos hortofrutícolas, gracias al uso de radiación ultravioleta.

Un grupo de investigadores del Centro Tecnológico para la Industria Auxiliar de la Agricultura (TECNOVA),  desarrollaron  una nueva alternativa para evitar la degradación de las hortalizas mediante el uso de  radiación ultravioleta. Con este nuevo hallazgo, no solo se evita el deterioro  de estos alimentos, sino que supone una alternativa a la aplicación de productos químicos sanitizantes.

Las hortalizas que mejores resultados  dieron a esta prueba fueron los zapallitos y berenjenas, donde la descomposición disminuyó desde un 20% hasta un 50%, ya que la radiación  impidió el desarrollo de la microflora típica de estas especies.

Además de mejorar la conservación de los vegetales, la aplicación de radiación ultravioleta  acelera la capacidad de las hortalizas para producir antioxidantes beneficiosos para la salud de los conssumidores.

Para la investigación, se utilizó luz ultravioleta del tipo C (UV-C), con el fin de sanitizar  la superficie de los vegetales. También se ha empleó en frutas, verduras frescas,  en productos mínimamente procesados y en  alimentos de IV gama, que se venden limpios, cortados y envasados, listos para el consumo.

Los ensayos realizados han demostrado que la potencia energética de la radiación UV-C actúa contra todo tipo de microorganismos (bacterias, virus, hongos, etc) dañando su ADN e impidiendo, por tanto, su reproducción. En el caso de los zapallitos  y las berenjenas, uno de los principales problemas es el  deterioro a causa del hongo Botrytis, o la bacteria Erwinia.

Respetuosos con el medio ambiente

Uno de los objetivos de este proyecto es obtener una alternativa al uso de sanitizantes  clorados  que se utilizan en los procesos de sanitización de productos hortofrutícolas. La aplicación de radiación ultravioleta, es una técnica respetuosa con el medio ambiente, ya que  no genera residuos durante el proceso de descontaminación. No obstante, en el caso de los productos de IV gama, la luz UV-C no se plantea como sustituto,  sino como complemento de otros desinfectantes.

 

 

 

Aplicación novedosa

Aunque la radiación ultravioleta ya se utiliza para la desinfección de aguas o la esterilización de envases de plástico, su aplicación a nivel agroalimentario es novedosa. Este nuevo método parece ser muy apropiado para garantizar   la inocuidad, la calidad y la economía de algunos vegetales.